Museos de París

Tanto da si te gusta la historia antigua o el arte moderno; si te interesa el mundo militar o la ciencias naturales: los museos de París tienen opciones para todos los gustos.

En la capital francesa, la cultura y la vida diaria van de la mano, y no es de extrañar que la ciudad cuente con algunos de los museos más importantes del mundo en diferentes categorías: pocos pueden competir con un gigante como el Museo del Louvre o igualar la magnífica colección impresionista del Museo de Orsay.

Para que te sea más sencillo escoger cuáles quieres visitar, te presentamos nuestra selección con los mejores museos de París.

Ahorra con la Paris Museum Pass: esta tarjeta turística te permite entrar gratis a la mayoría de museos de París, además de no tener que esperar colas. 

Museo del Louvre

El Musée du Louvre es el museo más grande, más famoso y probablemente el mejor de París. Además de contar con una impresionante pinacoteca, entre cuyas obras destaca la inolvidable Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, el Museo del Louvre posee una de las colecciones de arte antiguo más completas del mundo.

Es prácticamente imposible abarcarlo entero en una sola visita, por lo que lo mejor es ir a verlo en varias visitas y disfrutar la sobredosis de arte e historia que ofrecen sus galerías.

Museo de Orsay

Museo de Orsay

El Museo de Orsay.

Otra de las joyas de París en lo que a museos se refiere es el Musée d’Orsay, que custodia bajo el esqueleto de una antigua estación de ferrocarril las mejores obras del Impresionismo.

Su exposición abarca el arte occidental del período comprendido entre 1848 y 1914, e incluye, además de pintura, escultura, artes decorativas y escultura.

Perderse por las diferentes plantas para toparse con algunas de las grandes obras de Manet, Degas o Cézanne es un verdadero placer para cualquier amante del arte, que reconocerá rápidamente algunos de sus cuadros más significativos. Por cierto: su terraza con vistas es uno de los rincones más románticos de París.

Museo Rodin

Dedicado al famoso escultor, el Musèe Rodin está ubicado en una elegante casa ocupada antaño por el Hôtel Biron. Desde que fuera convertida en museo sufrió numerosas reformas hasta transformarla en lo que es hoy: una amplia exposición dedicada a Rodin pero también con obras de otros escultores modernos y contemporáneos. El precioso jardín de esculturas pone la guinda a una de las visitas más interesantes de París.

Museo de la Orangerie

En pleno Jardín de las Tullerías encontraremos este museo con aspecto de templo griego, inaugurado a mediados del XIX. Su colección cuenta con importantes obras del Impresionismo y Postimpresionismo, entre ellas la más amplia colección de Nenúfares de Monet.

Centro Pompidou

El Centro Pompidou acoge la mejor colección de arte contemporáneo de Francia y es uno de los museos más visitados de París; su edificio de arquitectura vanguardista cuenta con unas vistas de París magníficas desde su restaurante en la última planta, una de las mejores bibliotecas de Europa especializada en arte, la biblioteca Kandinsky, varias salas de exposición e incluso un espacio dedicado a conciertos.

Museo de Cluny (Museo Nacional de la Edad Media)

El Musée National du Moyen Âge está emplazado en el barrio latino de París,en el espacio que albergó antiguamente unas termas romanas y después un hospicio.

En la actualidad es uno de los museos más importantes de Europa dedicados a la Edad Media, pues su colección contiene piezas procedentes de todos los lugares del mundo, entre las que se incluyen algunas esculturas de la Catedral de Notre Dame, piezas del tesoro visigodo de Guarrazar o el hermoso tapiz de la Dama y el Unicornio. Pasear por los jardines que recorrieron los antiguos abades de Cluny es un viaje de lo más relajante, que nos permitirá escapar del bullicio del barrio latino por unos momentos.

Museo del Ejército

Dentro del complejo de Los Inválidos se encuentra el Museo del Ejército de París, que repasa la historia de la armada francesa (y por extensión, de Francia) a lo largo de varios siglos, desde la Prehistoria hasta el siglo XX, las dos guerras mundiales. A lo largo de su exposición encontraremos piezas de armamento, uniformes militares y armaduras, repartidos entre las tres partes que conforman el museo. Imprescindible para los amantes de la historia militar.

Museo Picasso

Picasso pasó parte de su vida en París, y la ciudad le dedicó este museo que ha vuelto a abrir sus puertas recientemente, tras un largo período de reformas. En él se exponen algunos de los mejores trabajos de Picasso, con casi 300 obras entre pintura y escultura y miles de bocetos y grabados que abarcan todas las corrientes estilísticas que desarrolló el malagueño: el cubismo, la época azul y la rosa… también cuenta con varias obras de otros artistas, pertenecientes a la colección privada del propio Picasso.

Museo Carnavalet

Para conocer la historia de París hay que acercarse al Museo Carnavalet, que recorre la evolución de la ciudad desde su nacimiento -gracias a los testimonios arqueológicos- hasta la actualidad. El museo se encuentra en el barrio de Le Marais, uno de nuestros barrios de París favoritos, y sin duda merece la pena visitarlo para comprender cómo París se convirtió en la ciudad que hoy vemos, gracias a su completísima colección de arte, maquetas, mobiliario y todo tipo de objetos ligados a la historia de la capital francesa.

Museo de Montmartre

Uno de los secretos mejor guardados del barrio bohemio de París es este pequeño museo que guarda algunas de las mejores obras de arte de los artistas más famosos que habitaron el barrio de Montmartre. Ubicado entre dos edificios históricos, está rodeado por los Jardines Renoir, uno de los rincones más románticos de París.

Museo de Arte Moderno de París

El Museo de Arte Moderno, situado en una de las alas del Palais de Tokyo, contiene la mejor colección de pinturas del siglo XX que puede verse en París. Su exposición permanente abarca las principales corrientes de este siglo (surrealismo, dadaísmo, fauvismo, cubismo…) con obras de artistas de la talla de Modigliani, Picasso, Matisse o Braque. También organiza exposiciones temporales y cuenta con una impactante sala dedicada a la historia de la electricidad, obra de Raoul Dufy.

Museo Nacional de Historia Natural de Francia

Dedicado a la investigación desde hace casi dos siglos, el Museo Nacional de Historia Natural es el principal museo de Francia en su categoría. Su origen se remonta al siglo XVII, cuando en sus jardines se instaló un Jardín Royal des Plantes Medicinales. Repartido en cuatro edificios, el museo cuenta con fósiles, esqueletos de dinosaurios, un jardín botánico y una magnífica Galería de la Evolución, sin duda uno de sus principales atractivos.