Miradores de París

La verdad es que París luce bien desde cualquier ángulo. Pero siempre nos gusta contemplar las ciudades desde las alturas, hemos preparado esta selección con los mejores miradores de París para que tú también puedas disfrutar de una buena panorámica de la capital francesa.

Hemos incluido los miradores más famosos de París, pero también unos cuantos mucho menos conocidos y turísticos y algunos miradores gratis e igualmente interesantes.

Te recomendamos leer hasta el final de la lista y… ¡llevar batería de repuesto para la cámara de fotos!

1. La Torre Eiffel

Subir a la Torre Eiffel es la típica cosa turística que sí hay que hacer en París. Que sí, que es cara, hay muchísima gente y demasiadas colas, pero te aseguramos que una vez en el mirador superior, no te arrepentirás de haber subido hasta allí. Además, si sacas las entradas con antelación por internet, puedes pasar directamente a los ascensores, sin hacer colas.

Una vez arriba, podrás disfrutar de París desde todos sus ángulos: a un lado se extiende Trocadero; al otro lado, el Campo de Marte. El Sena emerge debajo con todos sus puentes, y en días despejados se aprecian perfectamente el Sacré Couer, la Torre Montparnasse y el Arco del Triunfo.

Está claro que las vistas desde la Torre Eiffel son unas de las mejores de París… salvo por el pequeño detalle de que falta la Torre Eiffel en la foto ;)

2. La Torre Montparnasse

Ese rascacielos oscuro y más bien siniestro que emerge en mitad de París es la Torre Montparnasse, y desde su terraza panorámica del piso 59 ofrece una de las mejores vistas de la ciudad, especialmente al caer la tarde. Aunque está algo alejada del centro, merece la pena acercarse para contemplar la Torre Eiffel frente a frente (este es, en nuestra opinión, el mejor lugar desde el que verla), y captar una de las mejores imágenes de París iluminada de noche.

En el piso 56 encontrarás otro mirador, que en este caso está acristalado, aunque igualmente te recomendamos hacer una parada aquí también.

3. La Basílica del Sacré Coeur

Desde la colina sobre la que se asienta la Basílica del Sacré Coeur (y prácticamente desde cualquier punto elevado de la zona) se obtienen muy buenas vistas de París, incluyendo la Torre Eiffel. Siempre hay por allí algún músico o artista callejero animando el ambiente, lo que hace la visita más especial todavía.

El barrio de Montmartre es en sí una visita obligada en París, con sus cientos de rincones fotografiables, por lo que te aconsejamos dejarte llevar por sus callejuelas y estar bien atento: a la vuelta de cualquier esquina puedes toparte con una bonita estampa de París, al más puro estilo de Amélie.

4. Las torres de la Catedral de Notre Dame

Si hay una vista famosa en París, desde luego es esta: la de las gárgolas de Notre Dame asomándose desde las alturas sobre los tejados y chimeneas parisinos.

No te vamos a engañar: la subida de sus 300 y pico escalones es bastante agotadora, y además suele haber unas colas interminables para entrar a las torres (que pueden alcanzar hasta dos o tres horas en temporada alta).

A lo largo de la subida se van haciendo algunas paradas en las tiendas de souvenirs, lo cual parece más una trampa para turistas que otra cosa.

No obstante, si tienes tiempo suficiente y puedes ir temprano (cuando decimos temprano queremos decir muy temprano) para estar de los primeros, habrá merecido la pena el esfuerzo, pues desde el estrecho corredor que recorre la parte superior de las torres descubrirás una panorámica inolvidable de París.

5. La terraza de las Galerías Lafayette

Este es uno de los miradores gratis más famosos de París, y lo cierto es que las vistas desde la terraza del piso superior son realmente bonitas. Merece la pena acercarse a las Galerías Lafayette para contemplar su impresionante cúpula, y también para subir hasta este mirador y quedarse embobado contemplando la ciudad, con la Torre Eiffel como telón de fondo y una perspectiva muy interesante de la cercana Ópera Garnier.

6. El mirador del Centro Pompidou

Además de por su arquitectura y por sus exposiciones, hay que visitar el Centro Pompidou por las magníficas vistas de 360º sobre París desde la terraza panorámica del sexto piso, conocida como Vue de Paris. Si quieres entrar al mirador sin visitar el museo, puedes pagar la entrada solo para este (3 €) o ir el primer domingo de mes, cuando es gratuito subir. Si, por el contrario, vas a visitar el museo, la entrada al mirador ya está incluida en el precio.

7. El Arco del Triunfo

El Arco del Triunfo es otro de los mejores miradores de París. La subida no es especialmente dura (si tienes algún problema de salud, puedes coger el ascensor para ahorrarte unas cuantas escaleras).

Desde arriba se ven las principales avenidas de París partiendo desde la Plaza Charles de Gaulle, en cuyo centro se encuentra el Arco del Triunfo, incluyendo los Campos Elíseos. De frente, el distrito financiero con su icónico Arco de la Défense y a un lado, la Torre Eiffel.

8. Trocadero

Si buscas una buena perspectiva para fotografiarte junto a la Torre Eiffel la encontrarás en Trocadero (lo que ya es más difícil es que encuentres un sitio donde posar entre todas las parejas de novios besándose y turistas japoneses). Los Jardines del Trocadero son el mejor punto para inmortalizar la torre de cerca y además, son completamente gratis.

9. El mirador de las Galerías Printemps

Aunque la terraza de las Galerías Lafayette es más conocida, las cercanas Galerías Printemps también presumen de tener unas magníficas vistas de París desde la terraza del noveno piso.

Además, cuentan con un bonito café donde es un placer tomarse algo mientras disfrutas de una panorámica de París a 360 grados.

10. La terraza del Instituto del Mundo Árabe

El Instituto del Mundo Árabe es uno de los museos más interesantes de París, pues recorre la historia y arquitectura del mundo árabe desde sus orígenes hasta la actualidad.

Por añadidura, cuenta con unas buenas vistas de París gracias a su terraza, desde la que puede admirarse la Catedral de Notre Dame.

Aunque el museo es de pago, a la terraza se puede entrar gratis (abre en el mismo horario que el museo).

11. El globo del Parque André Citroën

Si ya has subido a la Torre Eiffel, seguramente hayas visto a lo lejos un globo aerostático flotando sobre el cielo de París. Se trata del globo de helio del Parque André Citröen, que se eleva 150 metros sobre el suelo. Subir cuesta 12 € (adultos) y 6 € (niños entre 4-11 años).

Si viajas con niños, es una buena opción para disfrutar de París desde las alturas a la vez que experimentan algo nuevo: les encantará.

12. El restaurante del Museo Quai Branly

En el Museo Quai Branly se encuentra el restaurante Les Ombres, que cuenta con unas vistas inolvidables de París y sobre todo de la Torre Eiffel.

Si estás buscando un lugar romántico en París para una ocasión especial, te apetece darte un capricho y llevarte de recuerdo una experiencia única, te aconsejamos este sitio. Puedes desayunar o cenar y aunque no es económico, merece la pena probarlo por la calidad de la comida, del servicio y sobre todo ¡las vistas!

Si tu presupuesto es más ajustado, puedes simplemente tomar un café en su cafetería en la planta baja; las vistas no son tan espectaculares como las de la terraza del restaurante, pero también son muy bonitas.

13. El Panteón

El Panteón de París es interesante tanto bajo suelo (por sus criptas) como en su parte superior, pues se puede subir al mirador de la cúpula para gozar de una panorámica fantástica del resto de París. Eso sí, hay que apuntarse antes para subir en las horas fijadas, pues se va acompañado de un guía y en grupos reducidos (solo se puede subir al mirador entre abril y octubre).

14. La Torre Jean sans Peur

Esta curiosa torre medieval del siglo XV, conocida como la torre de Juan sin Miedo, es un mirador muy poco conocido por los turistas; organiza exposiciones temporales relacionadas con la vida cotidiana en la Edad Media, y cuenta con buenas vistas desde su parte superior. La visita en sí es muy interesante, pues esta torre de estilo gótico es una de las pocas medievales que quedan en pie en París.

Abre de miércoles a domingo (de 13:30-18:00 horas) y la entrada cuesta 5 €. Lo mejor para llegar es el metro (paradas de Les Halles o Etienne Marcel).

15. La Fundación Luis Vuitton

Además de ser un edificio con una arquitectura increíble, obra del famoso arquitecto Frank Gehry, este lugar inaugurado a finales de 2014 constituye uno de los mejores miradores de París, pues cuenta con varias terrazas desde las que asomarse para contemplar la ciudad, incluyendo la Torre Eiffel.

La fundación alberga diversas exposiciones de arte contemporáneo, y la verdad es que adentrarse en esta magnífica construcción de vidrio y líneas onduladas es un placer en todos los sentidos (y aún poco conocido por los turistas). La entrada, eso sí, no es precisamente barata: 14 €. Puedes llegar fácilmente en metro (estación de Les Sablons).

16. La Gran Noria de la Plaza de la Concordia

Desde el año 2000, cuando fue instalada para conmemorar el cambio de siglo luce en la céntrica Plaza de la Concordia la Gran Noria, que cuenta con 42 cabinas desde las que se puede contemplar París desde las alturas, y específicamente, el Jardín de las Tullerías y sus alrededores, como el Museo del Louvre y los Campos Elíseos. La vuelta es corta (algo más de 10 minutos), pero merece la pena siempre que el cielo esté despejado (¡y que no sufras de vértigo!) para contemplar París a más de 60 metros de altura. Abre todos los días de 11:00-00:00 horas (viernes y sábados hasta la 01:00) y la entrada cuesta 12 € (adultos) y 6 € (menores de 10 años).