Panteón de París

Dirección: Place du Panthéon (Barrio Latino), París.
Cómo llegar:
• Metro: Cardinal Lemoine (línea 10).
• RER: Luxembourg (línea B).

En pocos lugares encontrarás tantos nombres ilustres reunidos bajo un mismo techo como en el Panteón de París. Visitarlo es como hacer un repaso a algunos de los episodios históricos más relevantes del pasado de Francia, protagonizados por pensadores como Voltaire, escritores como Víctor Hugo o científicas como Marie Curie.

Y es que en este impresionante edificio parisino descansan los restos de muchas de los grandes protagonistas de la historia francesa. Su visita es obligada. ¿Quieres conocerlo?

Uno de los monumentos más antiguos de París

El Panteón de París es uno de los lugares más emblemáticos de París, pues atesora varios siglos de historia y son miles los turistas que recibe cada año.

Pero es que además es uno de los monumentos más antiguos de la capital francesa. Sus orígenes se remontan a los últimos años del reinado de Luis XV, cuando en París aún no existían ni la Torre Eiffel ni el Sacré Coeur. El monarca, gravemente enfermo, prometió erigir una iglesia en honor a la patrona de París, Santa Genoveva, si lograba curarse.

Lo cierto es que París ya había tenido una iglesia en honor a su patrona, pero ésta estaba en ruinas, por lo que se decidió que el nuevo templo se construyera sobre sus restos, en el mismo lugar. Esta nueva iglesia se convertiría con el tiempo en el Panteón de París.

Según las crónicas de la época (también puedes leer la historia del Panteón de París en los paneles informativos del interior del monumento), la colocación de la primera piedra fue espectacular. Corría el año 1764 y el rey Luis XV tenía como objetivo erigir una iglesia impresionante, la más grandiosa de París. Así que la primera piedra que se colocó en el lugar tenía unas dimensiones considerables, para simbolizar que ahí se construiría el lugar de culto más importante de la urbe. Es más, hasta la construcción de la Torre Eiffel, el Panteón fue uno de los edificios más altos de París.

El Panteón, de estilo neoclásico, mide 110 metros de largo, 84 de ancho y 83 de alto, y su silueta impresiona a todo aquel que lo contemple desde la Place du Panthéon; su construcción duró solo tres décadas.

¿Cómo llegó esta iglesia a convertirse en el Panteón de París?

Ya hemos comentado que la idea original era la de construir una iglesia de grandes dimensiones en honor a Santa Genoveva. Pero una vez más, el devenir de la historia se interpuso.
Pocos años después de su inauguración, se decreta que la iglesia pase a convertirse en un panteón. En ese momento, el país se encontraba inmerso en plena Revolución Francesa, por lo que se pensó que el panteón sería un lugar idóneo para que reposaran los restos de aquellos que habían luchado por la libertad de Francia. No es casualidad que en el frontón interior del templo rece la inscripción “A los grandes hombres, la patria agradecida”.

Las tumbas más famosas del Panteón

Las primeras cenizas que los franceses depositaron en el panteón, acompañadas de una gran ceremonia, fueron las del político y ensayista francés Honoré Gabriel Riqueti, Conde de Mirabeau, y las del gran filósofo de la Ilustración, Voltaire.

El Conde de Mirabeau y Voltaire fueran los primeros en ser sepultados en el Panteón, también con los años fueron acompañándoles otros muchos personajes ilustres (65 en total).

Durante tu visita al interior del panteón debes acceder a la cripta, que alberga los restos mortales de algunos de los mejores escritores de las letras francesas; de los filósofos que impulsaron nuevas corrientes de pensamiento; de los músicos cuyas creaciones aún se interpretan en los auditorios más famosos; de los políticos que lograron importantes cambios para Francia. Víctor Hugo, Alejandro Dumas, Rousseau, Marie Curie, Marat, Emile Zolá o Jean Monnet son solo algunos de ellos.

Por otra parte, en varios lugares del Panteón se pueden ver varias placas que conmemoran a los escritores franceses fallecidos a causa de las dos guerras mundiales. En los muros del propio monumento pueden observarse también miles de nombres que nos recuerdan a los grandes protagonistas de la historia de Francia. Echa un vistazo también a los frescos que representan escenas de la vida de Santa Genoveva.

El péndulo de Foucault

Cuando acceden al interior del Panteón, la mayoría de los visitantes solo esperan ver el imponente edificio que alberga la cripta con las tumbas de todos estos personajes ilustres.

Pero el Panteón es mucho más y aguarda alguna que otra sorpresa. ¿Sabías que en el centro de la bóveda pende el famoso Péndulo de Foucault, el experimento que demostró la rotación de la tierra?

Obviamente, este es solo una réplica del original, que se encuentra en el Museo de Artes y Oficios de París, pero es una buena oportunidad para admirar de cerca este curioso invento.

Si vas a viajar a París, no te pierdas el Panteón. Es sin duda uno de los lugares imprescindibles de la ciudad, tanto por su arquitectura como por su simbolismo y su historia.

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • Abierto todos los días de 10:00-18:00 horas (octubre-marzo) y de 10:00-18:30 horas (abril-septiembre).
  • Última entrada 45 minutos antes del cierre.
Precio:
  • Adultos: 8,5 €
  • Reducida: 6,5 €
  • Menores de 18 años, menores de 26 de años residentes en la UE y personas con movilidad reducida: gratis
  • Primer domingo de mes entre noviembre y marzo para todos los visitantes: gratis
Descuento tarjetas: gratis con Paris Pass y Paris Museum Pass.