Ópera Garnier

Dirección: Place de l'Opéra, París.
Cómo llegar:
• Metro: Opéra (líneas 3, 7 y 8).
• RER: Auber (línea A).
• Autobús: nº 20, 21, 22, 27, 29, 31, 39, 42, 52, 53, 66, 68 y 81.

La Ópera Garnier de París es, sin duda, uno de los edificios más bellos de la capital francesa.

Excesiva y recargada, y también conocida como Palais Garnier, la Ópera Garnier es una visita obligada en París que, sin embargo, pocos turistas se atreven a hacer. ¿Por qué? Pues porque la mayoría pasa por delante, contempla su fachada exterior y continúa su camino. ¡Error!

El dorado interior de este teatro inmortalizado en El Fantasma de la Ópera es aún más deslumbrante que el exterior, y merece la pena apuntarse a alguna de sus visitas guiadas para conocer su historia y sus secretos.

De Academia Real de Música a ópera más famosa de París

A finales del XVII, Luis XIV, el conocido como Rey Sol, autorizó la creación de una Academia Real de Música que englobara el ballet, la ópera y la música.

Hasta el siglo XIX esta institución continuó funcionando, y con la llegada de Napoleón III, fijaría su sede definitiva en el Teatro Garnier, el primer nombre con el que fue conocida esta ópera. Napoleón III encargó el proyecto del edificio al arquitecto Charles Garnier, que presentó un diseño neobarroco cuyas obras concluyeron en 1875, año de la inauguración.

La ópera cuenta con asientos para unos 2000 espectadores, y un escenario de grandes dimensiones en el que según el espectáculo han llegado a congregarse cientos de artistas.

El interior en suntuoso, con frisos de mármol, esculturas de ninfas y ángeles, frescos y lujosas lámparas de techo. Sobre todo, destaca la cúpula de Chagall, un diseño polémico pero que indudablemente, sorprende cuando lo ves por primera vez. Se trata de la cúpula del auditorio principal, decorada con colores estridentes y obra de Marc Chagall. Fue instalada en los años sesenta y suscitó cierta controversia por el contraste que genera en un entorno tan clásico.

En la fachada principal puedes observar representados entre las columnas, a grandes compositores como Beethoven o Mozart.

Aunque desde finales del XX la Compañía de la Ópera oficial de París trasladó su sede a la hipermoderna Ópera de la Bastilla, la Ópera Garnier continúa acogiendo espectáculos, sobre todo de danza contemporánea y ballet, y asistir a uno de ellos en este entorno único es toda una experiencia.

Si vas a asistir a una obra en la Ópera Garnier, no es necesario que sigas un código de vestimenta concreta pero sí se pide que se acuda “correctamente” vestidos, es decir, más bien arreglados.

Visitar la Ópera Garnier

Si no te apetece gastar dinero en unas entradas o no tienes tiempo para asistir a alguna obra, puedes apuntarte a alguna de las visitas guiadas en la Ópera Garnier, que se organizan a diario por el interior del monumento.

Si ya has visitado el Museo de Orsay, recuerda guardar bien la entrada; con ella obtendrás un descuento en la entrada de la Ópera Garnier.

La visita guiada es muy completa, pero lo “malo” es que solo se realiza en francés o inglés, por lo que si no entiendes alguno de estos dos idiomas es complicado seguirla.

Pero no te preocupes, porque el recinto dispone de audioguías en español que te permitirán hacer la visita por libre.

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • Todos los días de 10:00-16:30 horas (domingos hasta las 17:30 horas).
Precio:
  • Adultos: 11 €
  • Menores de 25 años: 7 €
  • Menores de 12 años, movilidad reducida y desempleados: gratis
  • Audioguía en español: 5 €