Moulin Rouge

Dirección: Boulevard de Clichy 82, París.
Cómo llegar:
• Metro: Blanche (línea 2).
• Autobús: nº 74, 81 y 95.

El famoso Moulin Rouge de París, cuna del can-can, es una de las visitas imprescindibles del barrio de Montmartre. Puede que si pasas por delante del día no te parezca gran cosa, pero es que el Moulin Rouge no fue pensado para lucir su mejor imagen a plena luz del día.

De noche, en cambio, la imagen del legendario cabaret parisino es muy diferente y sus luces rojas iluminan la fachada, permitiéndonos disfrutar del ambiente nocturno que caracteriza al distrito XVIII.

Aunque de su aspecto original solo se conservan las aspas, el Molino Rojo es una leyenda viva de París y son más de medio millón de turistas los que lo visitan cada año dispuestos a conocer uno de los escenarios más famosos del mundo, ese que en 2001 relanzaron a la fama Ewan McGregor y Nicole Kidman en la archiconocida película de Baz Luhrmann.

El ave fénix del espectáculo: un poco de historia del Moulin Rouge

Este emblemático espacio fue construido a finales del XIX por un hombre de negocios catalán, José Oller Roca. París iba a acoger la Exposición Universal en 1900, y a este empresario se le ocurrió montar un negocio dedicado al ocio nocturno donde acoger a los miles de turistas que iban a visitar la ciudad.

Y no le fue nada mal. De hecho, el Moulin Rouge puede presumir de haber acogido el primer striptease de la historia: poco después de ser inaugurado, una de sus bailarinas, pensando en entretener a un grupo de visitantes, comenzó a quitarse la ropa fingiendo que era atacada por una pulga. Este desnudo causó furor, aunque también generó cierto escándalo (y el Moulin Rouge incluso fue multado por escándalo público).

El comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914 puso fin a un período dorado para el ocio y la cultura en París. Durante la contienda, el Moulin Rouge se convirtió en salón de baile, y hacia 1915 la llamas devoraron parte de sus instalaciones. No obstante, una década después sería reconstruido y abrió de nuevo sus puertas.

Sus personajes más famosos

La leyenda del Moulin Rouge ha sido engrandecida con el tiempo gracias, también, a algunos de sus visitantes más asiduos. Lo cierto es que los espectadores del moulin siempre fueron de lo más variado, desde obreros y trabajadores humildes hasta aristócratas y burgueses; todos se mezclaban sin distinciones en un espacio concebido para la diversión.

Entre todos ellos destaca, sin duda, Toulouse-Lautrec, cuyos carteles retratando al Moulin Rouge y sus cabareteras son famosos en todo el mundo.

Pero no solo cabareteras se subieron a este escenario; la mismísima Edith Piaf actuó en el Moulin Rouge, y años más tarde lo haría Frank Sinatra.

Asistir a un espectáculo en el Moulin Rouge

La entrada al Moulin Rouge es uno de los caprichos más caros en lo que a espectáculos se refiere. Cuenta una vieja leyenda que una de cada mil botellas de champagne que se descorchan en el mundo lo hace en el Moulin Rouge…

¿Cómo debo ir vestido para entrar al Moulin Rouge? Aunque no se requiere ir vestido de etiqueta, sí que te exigirán una ropa más o menos formal.

Las mejores meses para disfrutar del espectáculo son las centrales; eso sí: las mesas se comparten entre varias personas.

El espectáculo suele durar un par de horas y está permitida la entrada a niños mayores de 6 años (¡cómo ha cambiado el Moulin Rouge!), siempre que vayan acompañados por un adulto.

A diario se realizan dos funciones y hay dos tipos de entradas: una con derecho a espectáculo y botella de champagne -y unos macarons para acompañarla-, y otra que incluye también la cena.

En esta última se pueden elegir tres opciones de menú: Menú VIP, Menú Toulouse-Lautrec y Menú Belle Époque (también hay menús especiales para niños y vegetarianos).

¿Cuánto cuesta comprar entradas para el Moulin Rouge?

El precio de la entrada oscila entre los 75 € y los 150 €, dependiendo del día y la modalidad de entrada que escojas. La cena se sirve temprano, en torno a las 19:00 horas, para no interferir en el espectáculo.

Si quieres visitar el Moulin Rouge un viernes o sábado, te aconsejamos reservar cuanto antes las entradas desde su web, pues se agotan con varios meses de antelación. Si no , en el mismo Moulin Rouge se venden entradas, pero puede que cuando vayas no queden para un día en concreto o los asientos disponibles no sean los mejores.

Hay que llegar al menos con 30 minutos de antelación; no está permitido el acceso con mochilas o bolsos de gran tamaño ni hacer fotografías ni vídeos dentro del lugar. Así que salvo que te haga mucha ilusión cenar y ver un espectáculo en el Moulin Rouge… mejor te haces la foto desde fuera :)

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter