Los Inválidos

Dirección: Explanada des Invalides, 129 Rue de Grenelle, París.
Cómo llegar:
• Metro: Varenne (línea 13), La Tour Maubourg (línea 8) y École Militaire (línea 8).
• RER: Invalides (línea C).
• Autobús: nº 28, 69, 82, 92, 63, 83 y 93.

Los Inválidos de París (oficialmente, Palacio Nacional de los Inválidos) es uno de los edificios históricos más icónicos de París: además del albergar el mausoleo con los restos del emperador Napoleón, el complejo del Hôtel des Invalides acoge varios museos y está plagado de referencias históricas al pasado militar francés.

Un hogar para los veteranos de guerra

El complejo de Los Inválidos, de estilo barroco, comenzó a construirse a finales del XVII por orden del rey Luis XIV, con la intención de crear unas instalaciones que cobijasen a los veteranos de guerra que no tenían dónde vivir.

Las obras fueron llevadas a cabo por Jules Hardouin-Mansart, uno de los principales arquitectos del barroco francés, y los edificios principales se completaron en apenas 3 años, cuando llegaron los primeros soldados retirados. La iglesia, sin embargo, tardaría unas cuantas décadas más en quedar terminada.

En su primer siglo de vida, Los Inválidos llegó a acoger a más de 4.000 veteranos. Generalmente, los soldados podían retirarse si ya habían prestado servicio al menos diez años, aunque si sufrían heridas de guerra de gravedad, se les permitía acudir antes a este lugar.

¿Qué hacían una vez retirados? Pues seguir sirviendo a Francia, pero de otra manera. Una de las tareas que se les encomendaba con frecuencia era la de arreglar uniformes.

La tumba de Napoleón

¿Qué tiene el Palacio Nacional de los Inválidos que atrae a diario a centenares de turistas? Sin duda, lo más destacado es el mausoleo de Napoleón Bonaparte, uno de los personajes históricos de mayor transcendencia para la historia de Francia (y de Europa).

Su tumba se sitúa bajo la gran cúpula del Palacio de los Inválidos. No podía haberse elegido mejor lugar para el reposo de los restos mortales del militar, pues se trata de una cúpula bañada oro, bajo cuyo centro se sitúa un sarcófago de grandes dimensiones que guarda los restos mortales del emperador, llevados a Francia desde la isla de Santa Helena, donde fue desterrado.

En Los Inválidos se custodian también los féretros de otras personalidades francesas relevantes, muchas de ellas emparentadas con Napoleón, como sus hermanos Jerónimo y José Bonaparte (que llegó a reinar en España durante la ocupación francesa) o su hijo, Napoleón II, cuyos restos fueron cedidos por el gobierno de ocupación nazi al gobierno colaboracionista francés de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial. Además, los acompañan algunos de los mariscales más importantes de la historia militar francesa, como el mariscal Vauban, el mariscal Foch (comandante en jefe de los Aliados en la Primera Guerra Mundial) o el mariscal Lyautey.

Qué ver en Los Inválidos

Aunque el mausoleo de Napoleón sea tal vez lo más llamativo de la visita a este edificio parisino, hay muchas más cosas para disfrutar en el monumento. Los Inválidos es también conocido por su riqueza artística y arquitectónica, por su imponente cúpula dorada y por guardar todo tipo de testimonios del pasado militar de Francia:

  • El Museo del Ejército de París: este museo es uno de los mejores en su categoría a nivel mundial. Consta de varias salas entre las que destaca el patio de armas. Allí te podrás fotografiar con todo tipo de armas, desde cañones empleados por el ejército francés del XVIII hasta armas de fuego de todas las épocas, armaduras, uniformes y pistolas de época. La colección la completa una extensa exposición dedicada a uno de los generales franceses más admirado de todos los tiempos, Charles de Gaulle, presidente de la República Francesa entre 1958 y 1969.
  • Además, Los Inválidos cuenta con dos museos más: el Museo de la Orden de la Liberación y el Museo de Historia Contemporánea de París.
  • La Catedral de Saint Louis o Catedral de San Luis de los Inválidos, que a su vez se divide en dos partes. Cuando Luis XIV proyectó Los Inválidos de París tenía la idea de que militares y realeza pudieran asistir a las mismas misas, pero sin tener que mezclarse. Por eso ordenó la construcción de dos iglesias separadas pero unidad arquitectónicamente. Estas dos iglesias serían finalmente la Iglesia Saint-Louis-des-Invalides, para los soldados y la Iglesia del Domo (Église du Dôme), para la familia real. Es en esta parte donde podrás ver la tumba de Napoleón, rodeada de esculturas que representan cada una de las grandes victorias del general.

La visita completa a Los Inválidos puede llevarte un par de horas (dependiendo de si también quieres visitar alguno de sus museos, deberás dedicarle al menos una hora más). Nosotros te aconsejamos hacerla a primera hora de la mañana, cuando la afluencia de turistas todavía es menor.

Dentro del monumento se ofrecen audioguías en varios idiomas, incluyendo el español, disponibles por 6 € (y por 4 € para menores de 26 años).

El complejo de Los Inválidos es accesible para personas con movilidad reducida, a excepción de la Iglesia del Domo.
Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Horario:
  • Abierto todos los días de 07:30-19:00 horas (martes de abril a septiembre hasta las 21:00).
Precio:
  • Adultos: 11 €
  • Reducida: 9 € (para todos los visitantes a partir de las 17:00 horas)
  • Menores de 18 años, menores de 26 años residentes en la UE, personas con movilidad reducida y militares franceses o extranjeros: gratis
La entrada sirve para acceder al mausoleo de Napoleón, a la Iglesia del Domo, a la exposición de Charles de Gaulle y a los tres museos.
Descuento tarjetas: gratis con Paris Museum Pass.