Barrio Latino de París

Dirección: Quartier Latin, París.
Cómo llegar:
• Metro: Saint-Michel (línea 4), Cluny (línea 10).
• Autobús: nº 38, 47 y 96.

El barrio latino de París (Quartier Latin en francés) se extiende entre los distritos V y VI. Es uno de los barrios con mejor ambiente de París y concentra un gran número de bares y restaurantes de todo tipo donde es posible comer a buen precio (algo no siempre fácil en la capital francesa). Además, cuenta con unos cuantos lugares de interés cuya visita es imprescindible.

De origen medieval

Si te preguntas de dónde viene su nombre la explicación es sencilla y está ligada a una famosa universidad fundada a mediados del siglo XIII cuyo nombre seguro que te suena: la Universidad de la Sorbona, cuyas instalaciones continúan ubicadas en el barrio hoy en día. Antiguamente, por la concentración de estudiantes y profesores, era muy habitual escuchar hablar en latín en el barrio.

Con estos antecedentes era inevitable que el barrio latino se convirtiera de los barrios más animados de París, donde se concentran numerosos cines, pequeñas librerías de viejo, salas de conciertos y teatros muy conocidos, como el imprescindible Théâtre de l’Odéon, donde se estrenó Las Bodas de Fígaro, de Mozart.

El barrio latino fue, asimismo, uno de los escenarios principales durante las revueltas de estudiantes de mayo del 68 y en la actualidad es una de las zonas más caras para vivir en París. Pero si hay una protagonista indiscutible en el barrio latino de París es su templo más famoso, la Catedral de Notre-Dame.

Además, en el barrio latino encontrarás varias iglesias de interés, algunos jardines y fantásticos museos, como el Museo de Cluny (Museo Nacional de la Edad Media).

Dónde comer en el barrio latino de París

El barrio latino es una de las mejores zonas para comer barato en París por su variada oferta gastronómica: en el barrio latino puedes comerte una fondue de queso francesa, un kebab griego o unos pasteles libaneses. Como buen barrio universitario, aquí encontrarás muchísimos bares y restaurantes con menús a buen precio.

La mayor concentración de restaurantes turísticos se extiende a lo largo de la Rue Huchette; una zona muy tranquila entre semana, y bastante animada de viernes a domingo.

Para comer, te recomendamos los siguientes restaurantes del barrio latino:

  • Les Pipos (Rue Ecole Polytechnique 2): buena comida francesa a precios medios. Se trata de un restaurante pequeño cerca del Panteón, con carnes muy ricas y buenas tablas de quesos franceses.
  • Si te gustan las hamburguesas, pásate por Little Cantine – Burgers and Bakery (Rue des Ecoles 51), donde sirven hamburguesas gourmet a buen precio y de calidad. También tienen buena fama las hamburguesas de Mobster Diner (Rue des Boulangers 20), baratas, ricas y acompañadas de buena música.
  • Si buscas un sitio económico donde comer, haz una visita a Chez Nicos (Rue Mouffetard 44), donde preparan unos de los mejores crepes de París. Son baratos y muy sabrosos, con todo tipo de ingredientes.
  • Si eres goloso, no te pierdas Maison Kayser (Rue Monge 8), una de las boulangeries más famosas de la zona y muy frecuentada por los vecinos del barrio. Bollería de calidad, buenos desayunos y meriendas y precios razonables.

Qué ver en el barrio latino

Además de la Catedral de Notre-Dame (que puede ser el punto final de la ruta por el barrio), te recomendamos no perderte las siguientes visitas:

  • La calle más angosta de París, la Rue du Chat-qui-Pêche, que une el muelle Saint-Michel con la Rue Huchette. Mide apenas 1,80 metros de ancho y tiene buenos ejemplos de streetart.
  • El Panteón de París, donde descansan los restos de los personajes más célebres del país. Cerca de 65 tumbas pertenecientes a figuras de renombre como Voltaire, Rousseau o Victor Hugo. También se encuentra aquí Léon Foucault, cuyo famosísimo péndulo fue colgado del Panteón para demostrar la rotación de la tierra. En la misma plaza del panteón está ubicada la Biblioteca de Santa Genoveva, que pertenece a la Universidad de la Sorbona. El interior del edificio cuenta con una gran estructura metálica del XIX realizada en hierro forjado.
  • La Iglesia de Saint Sulpice, que empezó a ser conocida tras el éxito de la novela El Código Da Vinci, pero cuyo origen nos remonta al siglo XVII. Es una de las edificaciones más altas de la ciudad; en el interior no te pierdas los frescos de Delacroix y el órgano de tubos. Junto a la iglesia verás la Place Saint-Sulpice, con un pequeño parque presidido por la Fontaine des Orateurs-Sacré, una fuente monumental donde cuatro figuras religiosas históricas representan los cuatro puntos cardinales.
  • Los Jardines de Luxemburgo: más de 20 hectáreas y miles de árboles conforman uno de los parques más hermosos de París, que incluyen un tiovivo para los más pequeños e incluso un teatro de marionetas. Son una visita obligada si vas a viajar a París con niños.
    Además, el acceso a este parque es gratis.
  • El Jardín des Plantes o Jardín Botánico de París es uno de los espacios más relajantes de la ciudad. Desarrollado en el siglo XVII como un jardín botánico donde cultivar plantas medicinales para uso de la familia real, se encuentra muy cerca de la Gran Mezquita y el Sena.
  • Por último, si te gustan la historia y el arte, no olvides incluir dentro de tu itinerario por el barrio latino el Museo Cluny (o Museo Nacional de la Edad Media). Se trata de un pequeño pequeño y poco visitado, pero que aglutina una fantástica colección con piezas y obras de arte pertenecientes a este período histórico.

Si te ha gustado, comparte:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter